Valioso RECURSO del DRNA se acoge a la jubilación

 

Edwin Ávila González, que le dedicó 34 años a la conservación y protección de los recursos naturales en el DRNA y fue uno de nuestros más importantes profesionales, hoy se acoge a la jubilación. Por supuesto, le deseamos que tenga un merecido descanso, pero también le recordamos que será extrañado y necesitado por su laborosidad, sabiduría y compañerismo.

Nació el 2 de junio de 1957 en Manhattan, de don Catalino Ávila e Hilda González. Llegó a los seis años al hermoso pueblo de las chinas dulces y desde entonces quedó prendado de nuestra belleza natural.

En 1980 logra su título de agrónomo en el Colegio de Mayagüez y su maestría en 1983. Comenzó su vida profesional como microbiólogo en la Industria Cooper Vision en San Germán y luego en la Industria Edward, en Maricao.

Su vida cambió para siempre en agosto de 1988 cuando comienza a trabajar como Oficial de Manejo del Bosque Estatal de Guajataca, en Isabela. Ahí desarrolló publicaciones informativas sobre la flora y la fauna, también rotuló e identificó las veredas y cuevas del Bosque, dando paso a la creación del Día Internacional de las Veredas del Bosque, actividad muy concurrida.

En febrero de 1992 se certificó como Bombero Forestal y en agosto de ese mismo año viajó a California a su primera misión. Desde ese momento, comenzó a obtener certificaciones hasta convertirse en líder de escuadrillas y en instructor de bomberos forestales. En febrero pasado cumplió 30 años ejerciendo esa difícil y peligrosa actividad.

También obtuvo una certificación de arborista, y fue el primero en el DRNA en obtenerla.

En el año 2000 pasó a dirigir el Refugio de Vida Silvestre de Cabo Rojo y poco después es transferido al Bosque Estatal de Boquerón como Oficial de Manejo. Siempre nos tuvo acostumbrado a sus distintivas actividades educativas, campañas de limpieza de costa y proyectos de restauración de manglares y arrecifes de coral en la Bahía e Isla Ratones.

En 2010 se reportó al Bosque Estatal de Maricao, donde desarrolló alianzas con el Proyecto de la Cotorra Puertorriqueña y otros grupos de colaboración. Ávila impulsó un documental televisado sobre el Bosque de Maricao. Sin dudas, donde ha estado Edwin ha dejado su huella.

Fue un digno ejemplo de lo que es ser un Oficial de Manejo de nuestros bosques. Excelente servidor público, luchador incansable en el manejo y conservación de nuestro patrimonio natural.

Sólo nos resta decirle ¡muchas gracias, compañero! por tu dedicación y compromiso, por velar por nuestras áreas naturales. Tus compañeros tenemos la certeza de que continuarás brindándonos tu ayuda y cooperación. El pueblo de Puerto Rico está en deuda contigo.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.